Calmar la sed

Muchos llegan a encontrarse en algún momento en el que la resequedad no les permite avanzar por la falta de hidratación, por la falta de saciar y calmar la sed, curar un estado de fatiga en una sensación de gran satisfacción.

Pero ¿cuántas maneras de calmar la sed existen?

Calmar la sed, no necesariamente habla de saciar las ganar de beber algo y recuperar la energía, la sal, el vigor, la hidratación; calmar la sed también se encuentra en el quehacer diario, en el qué hacer para la vida de cada uno.

Muchos buscan calmar la sed a través de las ideas,  a través de la construcción de algo, de ayudar en algo, de ser útiles, de ser importante, de tener a alguien importante, alguien que vale mucho, de dar todo y no recibir nada, o lo contrario.

Un día llegas a un estado en el que la conciencia te obliga a avanzar y a querer olvidar todo lo malo, a querer eliminar los momentos amargos que hacen que te canses, que hacen que las preocupaciones lleven el ritmo de la vida de cada uno de nosotros, que hacen que saciar esos momentos cada día sean más difíciles de sanar, de hidratar, de curar.

Un día llegas a preguntarte que tanto has dado, que tanto has bebido, has vivido, has compartido, has entregado para llegar a desgastarte tanto que el cuerpo y la mente te exijan hidratarte, alejarte, descansar; olvidarte de todo, perderte de todo, separarte de todo.

¿Qué tan profundo es el desierto del ser para buscar humedecer las vertebras y los músculos de los pensamientos, del cuerpo?

Conectar el. Cuerpo y la mente no siempre es fácil, no lo es para los que no logran ejercitar el cuerpo y la mente, pero quizás no sea esta la única forma de hacerlo. Para lograr encontrar el desierto que tenemos por dentro, tenemos que explorar quizás mucho sino sabemos en dónde está, puede ser ése algo que muchos queremos pero quizás no lo hemos encontrado, o a lo mejor es solo algo que queremos mantener, ocultar o quizás simplemente queremos humedecer, humectar con ideas, con aventuras, con triunfos, con logros, con exploraciones más allá de un pensamiento para calmar la sed de haberlo logrado, conseguido o haberlo llevado a buen término.

A veces para calmar la sed no se necesita más que un sorbo de vida y encontrar eso que tanto queremos lograr.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s